Muchas veces nos hacemos con alfombras de fibra comunes y no esperamos que sufran ningún contacto con el agua, pero puede que si se mojen. Si estas alfombras comunes reciben un contacto leve con el agua no hay de que preocuparse, pero si por casualidad se encuentran sumergidas en abundante agua, por ejemplo, el más pequeño de la casa ha metido la alfombra en la bañera, tenemos un problema. Lo que tenemos que hacer es escurrir nuestra alfombra para evitar que esta siga absorbiendo humedad de esa agua que tiene dentro, luego procederemos a utilizar un secador para el pelo, el calor y el vapor del agua harán que la alfombra parezca intacta, en caso de que no tengamos un secador para el pelo tendremos que utilizar una plancha, pero es importante que esta tenga la opción de arrojar vapor, ya que así podremos aplicar de mejor manera el calor a la alfombra.

 

Podemos encontrar más tips como este y mucha más información buscando sobre alfombras en: